¿QUÉ SIGNIFICA “SALVAR EL VOTO” EN LAS JUNTAS DE PROPIETARIOS?

 

No todos los acuerdos de la Comunidad se pueden impugnar. El funcionamiento de la Junta de Propietarios es esencialmente democrático y en consecuencia en numerosas ocasiones nos veremos obligados a acatar un acuerdo porque ha sido adoptado cumpliendo con todos los requisitos que exige la ley.

 

Por ello el art. 18.1 de la Ley de Propiedad Horizontal exige  que el acuerdo que se pretende impugnar adolezca de alguno de los siguientes defectos:

Que sea contrario a la ley o a los estatutos de la comunidad de propietarios.( Por ejemplo: los  acuerdos adoptados sin constar en el orden del día de la Convocatoria, con lo cual se priva a los vecinos de decidir si acuden o no al debate del mismo.)
Que resulte gravemente lesivo para los intereses de la propia comunidad en beneficio de uno o varios propietarios. ( Por ejemplo : la autorización de uso en exclusiva de un elemento común por uno o varios propietarios.)
O bien, que suponga un grave perjuicio para algún propietario que no tenga obligación jurídica de soportarlo o se haya adoptado con abuso de derecho. ( Por  ejemplo: la denegación injustificada de determinada autorización solicitada por un vecino a la Comunidad.)

 

Llegado a este punto es donde la expresión “ salvar el voto” entra en escena, y nos remite al art.18.2 de la LPH:

“ estarán legitimados para la impugnación de los acuerdos

los propietarios que hubiesen salvado su voto en la Junta…”

Salvar el voto ha de ser entendido como la manifestación de

la “disconformidad con el acuerdo propuesto”, el voto contrario a su aprobación, así como la intención de impugnarlo judicialmente, si fuera necesario.

 

Requisito para impugnar un acuerdo en Junta ante los Tribunales,  es que se haya  votado  en  contra  del acuerdo, y así conste en el Acta de la Junta, sin necesidad de ninguna otra Manifestación,  o bien que el propietario se abstenga manifestando   expresamente, y  así deberá constar  igualmente en el Acta que “ salva su voto “ .

El vecino que manifestaba su voto negativo siempre podía impugnar el acuerdo, pero el vecino que se abstenía perdía dicho derecho.

Con la intención de unificar doctrina, en fecha 10 de mayo de 2013, el pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo, establece que junto al copropietario que manifiesta su voto negativo, el copropietario que se abstenga en la Junta de Vecinos también podrá impugnar el acuerdo siempre y cuando manifieste en la Junta  “salvar el voto”.

Será el vecino el que tendrá que comunicar su deseo al Administrador de Fincas , el Administrador no tendrá obligación de preguntarlo.

 

La necesidad de salvar el voto únicamente tiene sentido en aquellos casos en los que los propietarios asisten a la Junta sin una información o conocimiento suficiente sobre el contenido y alcance de los acuerdos que se van a deliberar, y deciden no comprometer su voto, favorable o en contra, sino abstenerse de la votación a la espera de obtenerla y decidir en su vista.

Con ello se evita, además, que el silencio o la abstención puedan ser interpretados como asentimiento al posicionamiento de la voluntad mayoritaria que se expresa en uno o en otro sentido.

Queda claro que “salvar  el voto” y “votar en contra” no supone lo mismo.

 

 

Contacto

Asesoria Pedro Ramos SL
C/ Alfonso XIII, 13 Local

Teléfono: 91 605 23 84

info@asesoriapedroramos.com

28982 Parla (Madrid)

 

Fincas Pedro Ramos:

C/ Maria Cristina, 21 Local

Teléfono: 91 664 43 15

comunidades@asesoriapedroramos.com

28982 Parla (Madrid)

 

También puede utilizar nuestro formulario de contacto.

Asesoria Pedro Ramos SL en redes sociales :

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Asesoria Pedro Ramos SL